miércoles, 13 de marzo de 2013

Autorretrato I


Odio siempre por encima
de mis posibilidades,
no me uno a ninguna de tus luchas
como tampoco lo hago por las mías.
Lo único que nunca ha dejado de interesarme
en la vida es la poesía
y por desgracia las mujeres.
Logré desengancharme del drama
como forma y método
y reconozco que se vive de putísima madre
siendo feliz.

Mi teoría, 
esa que casi nadie entiende,
es la de no ser nuestros éxitos
sino nuestros fracasos,
y el gusto que da sacudirse la tierra
de las rodillas
cuando te caes de boca
por gilipollas.

Reconozco que con los años
y como el vino,
una parece más etílica,
más avinagrada a veces,
más de domingos por la noche.
Y aunque la vida sigue siendo cíclica
en mis horarios reina el caos
al que nunca he sabido acostumbrarme.

Por eso siempre he sido muy de
odiar por encima de todas nuestras posibilidades.
Muy de dejar las cosas a medias,
muy de ser la cobarde que lucha
primero contra sí misma 
y ya luego, si eso,
contra el resto.

Por eso escribo.
Para leerme estas cosas,
morirme de la rabia
y salir afuera,
al mundo,
a dar por culo
hasta que todas esas posibilidades 
no me lleguen ni a la altura del betún.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.