domingo, 21 de abril de 2013

Algo alentador.


"Escribe algo alentador justo ahora que no te sientes muy bien.
Adquiere este mecanismo como un hábito y repítelo siempre que te sientas mal.
Habla sobre el paisaje de polvo naranja de su piel. Cuenta los segundos que dura aquel recuerdo donde metías la mano entre sus piernas sin que nadie se diese cuenta. A cien kilómetros por hora.
Di que junto a ella eras la cobarde más valiente que conocías. Y que solo había un límite."

"A cien kilómetros hora, recuerdas. La vida no tenía mucho sentido. La cabeza no podía mantenerse erguida, mirabas por la ventana, mientras todo tu cuerpo se iba esparciendo poco a poco hacia el otro lado del coche. A veces, con la cabeza apoyada en el respaldo, la mirabas y te mirabas. Igual no era el mejor momento pero el amor estaba naciendo entre sus piernas. Deseas, desde entonces, que todos los trayectos en coche sean siempre así. Siempre con ella. Piensas, quizás el alcohol no me afectase tanto porque ya iba borracha de ella. Enamorarse, entonces, solo era la resaca que más horas te ha durado."

2 comentarios:

Duli dijo...

en trayectos así
no se diferencian
idas o vueltas

Ana, genial (:

lorena dijo...

NUEVA EN TU BLOG,ME HA GUSTADO MUCHO,¡SALUDOS!


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.