domingo, 9 de junio de 2013

In albis

Ojalá te pudieses pringar de todos mis miedos.
Necesito unos pulmones como los tuyos
que me calmen cuando desapareces de esta pantalla
y soy incapaz de reaccionar.
Unos ojos como esos
de los que beber café todas las mañanas
cuando no me quiera despertar
aun
de tu cuerpo.
Unas sábanas que nos conozcan
de toda la vida.
He ahuyentado a todas mis resacas
con tus dientes mordiéndome
hasta sangrar.
Prefiero no darme cuenta
de que a veces la tristeza entra
por la puerta de atrás,
justo cuando te vas a dormir,
y me atrapa.

Pero somos transoceánicas.

He mandado a la mierda
muchas veces
todos mis principios
porque tú siempre serás la primera.
Quiero ensuciarme de ti,
limpiarme en ti,
escribir sobre ti este papel en blanco.
Verte tan desnuda que
a penas haya lugar
para la duda.
Acostumbrarme al futuro,
agazapada en tu respiración.
Demostrarte mi miedo a volar,
juntas.

Y no dejar nunca
que la distancia se crea la protagonista,
cuando cuelgas y yo sigo ahí
mirando una pantalla
que te traga como si fuera un sumidero.
Ojalá me pudiese pringar de todos mis miedos
y limpiarme en ti
a base de hojas en blanco.

La poesía se escribe en tu piel
o no se escribe.

Y eso parece que pasa.
Que en tu piel o en ningún lugar.

.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.