martes, 21 de enero de 2014

No te olvides de

Conquistamos todos los baños de la ciudad,
¿recuerdas?
No voy a decir esta vez
que éramos invencibles
pero fuimos muy difíciles de matar.
Debajo de nuestros pies
aun crece la hierba.
Somos mucho amor en descomposición
preparándonos para
una primavera que no llega.
Ahora es normal pensar
que el invierno solo ha sido
un daño colateral más
de habernos querido tanto
bajo cero.

Al final lo único que quedó
fueron un montón de ruinas
llenas de turistas
preocupados por salir bien
en esta foto que nunca
colgaremos en nuestra pared.
Ardimos como lo hacen
casi todas las ciudades,
en una revolución.
Nos preparábamos todos los días
para librar nuestra particular
forma de guerra: la distancia.
Pero éramos gigantes
en mitad de una alucinación
y lo que la realidad nos tuviera que contar
poco nos importaba.

Estábamos preparadas para todo
menos para los disparos a quemarropa.
Éramos piratas en mares equivocados.
Después de esto,
no creo que exista un piropo mejor.

Nos bebimos todo el ron
¿Recuerdas?
Y aun así, te sobró amnesia embotellada
para no intentar superar un desastre
de tal magnitud.
No te preocupes,
me encargaré que pasemos a la historia
como “aquellas dos que se quisieron tanto
y luego
nada”.

Podrías, tú, entera,
ser el título de un libro
que hablara sobre cómo superar
el miedo a volar,
aterrizando.
Juro que luchamos.
Sudamos un mar de rabia
que terminó por separarnos del todo.
Ya sabes,
no nos bastaban los que ya teníamos
entre manos.

Sabíamos nadar pero nos ahogamos
¿recuerdas?
Como solía pasar
en todos aquellos

baños.

1 comentario:

Bubo dijo...

A saber que tienen los baños de los bares para que hagan naufragar a piratas experimentados.


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.