jueves, 5 de junio de 2014

No tienen ni idea de.

Esta resaca te da la razón: no tengo remedio.
Tienes la sonrisa más bonita
donde un animal salvaje puede dormir,
pasar la tormenta,
no sé.
He bebido demasiado vino sin ti
y ha sido la cosa más aburrida
que me ha pasado en años.

Soy experta en saber cómo van a acabar
las cosas así
y por eso sé que no hay final.
Me curarás de todas mis resacas,
te lo digo yo,
que te he visto despertar a mi lado,
y he visto tu mal humor matutino
convertirse en mi café de las nueves,
las diez,
y ya sabes lo que pasa con el café,
aunque éste no sea de cafetería.
Mucho mejor,
es soluble y me lo bebo mientras te miro,
que es la única cosa con sentido
que reconozco que hago durante el día.

Por las noches simplemente,
me dedico a cerrar los ojos.
No me hace falta ni imaginarte.
Te has acomodado al hueco que alguien
decidió algún día hacer a tu medida
en mi cuello
y desde entonces,
soy
la
tía
más
afortunada

que conozco.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.