miércoles, 27 de agosto de 2014

Algo real.

Te procuro una vida dichosa
llena de silencios.
Nunca más escribir sobre la piel de nadie.
A partir de ahora
tendrás abortos cada semana
de poesías que no fuiste capaz de criar.
Échale la culpa a la contaminación,
a la educación,
a la política basura que nos oprime.

TÚ NUNCA TENDRÁS LA CULPA
DE LLEVAR UNA VIDA QUE NO TE GUSTA.

Te deseo un futuro lleno de éxitos
que te importan una mierda,
todas las carreras con las que has
asfixiado a tus padres,
la culpa sigue siendo de la sociedad
en la que nos ha tocado vivir.
Un futuro colmado de sabiduría
y felicidad,
lleno de hijos,
sobrinos,
abuelas que no morirán jamás.
Ojalá de camino a casa
encuentres la cura de alguna enfermedad,
la manera de hacer que la gente
deje de ser tan triste.
Harás de este mundo algo mejor.

TÚ NUNCA TENDRÁS LA CULPA
DE QUERER QUE TODO SE VAYA A LA MIERDA

POR FIN.

Encuentra todo lo que estés buscando
y pierde el interés al instante,
cuida con recelo eso que más amas
y olvídate de qué era aquello que hacía
que siguiera junto a ti.
Persigue cada oportunidad y llénate de dudas
cuando por fin seas valorado
como mereces
porque
siempre creerás que

TÚ NUNCA TENDRÁS LA CULPA

DE CREER QUE NO MERECES NADA.

No hay comentarios:


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.