viernes, 30 de enero de 2015

Aforo limitado

Compró las entradas tarde.
Temía quedarse fuera,
llegar tarde siempre estaba en sus planes.
Se había perdido de camino,
la gente parecía no saber dónde quedaba ese lugar,
ni de quién era el concierto.
Pagó caro dejar todo para el último momento.

Se quejaba en el colegio
de que nadie se preocupara
por su incapacidad para gestionar
el tiempo
y
sus consecuencias.

Un día despertó y tenía barba de diez días.
A la mañana siguiente se encontró una cana,
blanca,
solitaria,
en mitad de la nada.
No tardarían mucho en llegar las demás.

Se quejó también en el instituto
y en la universidad.
Se quejó el día de su boda,
el día que nació su primer hijo,
su segundo hijo,
su divorcio.

No pudo vivir nada de lo que había planeado
en su vida
porque no supo estar de otra manera
que cinco minutos tarde.
Veinte, treinta, días tarde.
Cuatro, seis, años tarde.

Pensaba de camino a casa
“esto lo tendría que haber hecho mucho antes”
volver a casa, por ejemplo,
abrazar a su madre,
dormir a horas razonables,
despedirse de su perro antes de irse a trabajar.

Temía llegar cuando ya no hubiese sitio suficiente.
Llegar y que otro ya ocupase su lugar.
Llegar cuando la fiesta hubiera acabado.

Para cuando dio con el concierto
habían pasado dos horas,
aun así no le dio vergüenza entrar.
De hecho, parecía que lo hubiesen
estado esperando de buena gana.
Justo entró, la música comenzó a sonar.

Estaba solo.
Nadie había ocupado su lugar.
Era extraño:
aforo limitado,
un buen grupo
y nadie en la sala. Solo él.

El tipo que llegaba siempre tarde
también vivía dentro de una metáfora.

No sabía cómo escapar.

Cuando terminó el concierto,
después de sentirse solo y ridículo,
de aplaudir a su grupo favorito
solo en aquella sala,
se fue a casa.

No abrazó a su madre,
no saludó a su perro.


1 comentario:

Bubo dijo...

Unos llegaron muy tarde, otros llegaron muy pronto. Solo nosotros llegamos justo en el momento que no había nadie.
(De Loquillo)


.Tienes el mundo en la palma de la mano y la poesía en los pulmones.